Saltar al contenido

Nunca es tarde – Jeronimo Tristante

Descargar Nunca es tarde – Jeronimo Tristante

Información:


Resumen del libro Nunca es tarde – Jeronimo Tristante

Las habladurías comenzaron justo una semana después de la fiesta de las
brujas que habían organizado los Vera en el jardín de su magnífica casa en las
colinas, la zona residencial más elitista del pueblo, cuando un inocente
comentario hizo que los habitantes de El Valle comenzaran a ponerse nerviosos.
Fue, en efecto, la cotilla oficial del pueblo, la señora Blanes, quien hizo una
observación al respecto mientras tomaba el té con sus amigas en el Café Centro.
Las cinco descansaban tras su sesión de aeróbic en el centro comunitario y
comentaban que la fiesta de los Vera había sido perfecta: más de setenta niños de
la Escuela Clara Campoamor, con sus respectivas madres o padres, habían
asistido disfrazados de Spiderman, de bruja o de Bart Simpson, el atuendo más
repetido. Todas coincidían en celebrar el buen gusto de Manuel, ingeniero de
telecomunicaciones, y de Luisa, médico generalista, que habían tenido la
valentía de dar una fiesta como aquella para sus hijos de diez, ocho y seis años, a
la que habían invitado a todos sus amigos de la escuela.

Isabel no puede creer en su suerte. ¡Ha localizado la cabaña del padre Baillo!
El lugar al que invitó a Adrián a pescar cuando era niño. Es probable que allí
cometiera sus tropelías. Si Garrido manda allí a su gente, seguro que hallarán
alguna prueba biológica de aquello. Está convencida de que Baillo necesitó un
lugar apartado para violar y estrangular a las niñas. Quizá quede algo allí tras el
paso de los años. Además, Baillo tuvo que salir, obligado y a toda prisa, del
pueblo, tal vez olvidó algo. Por otra parte, piensa que tras cuarenta y un años lo
más posible es que el tío de Adrián y su familia hayan borrado cualquier
vestigio. En cualquier caso, no se pierde nada por inspeccionar el lugar.
Llama a Enar para contárselo, pero aparece fuera de cobertura. Debe de estar
esquiando. Se ha pasado toda la noche nevando y los senderos deben de estar
bastante bien. Garrido también está ilocalizable, andará con su gente buscando la
cabaña que Enar observó en su visión.
Se siente inquieta, por Bernardo, Enar lo veía muerto.
Toma el coche y conduce hasta la presa del Obispo, un reservorio de agua
enclavado en un lugar precioso de profusa vegetación algo al oeste del pueblo.
Allí se respira calma y tranquilidad, aunque el viento riza un poco la superficie
del agua. Todo está lleno de árboles inmensos, la mayoría abetos que, nevados,
deparan un paisaje de extraordinaria belleza. Cruza la carretera situada sobre el
murete de la presa y gira a la derecha. Va muy atenta. Al fin, casi oculto por la
vegetación y unos cientos de metros más adelante, ve el camino que surge a la
izquierda. Aparca en un lado, pues el camino no da para que quepa un coche y
menos con tanta nieve como ha caído. Baja, va al maletero y se cambia de botas.
Comienza a caminar ilusionada. Cree, de verdad, que allí va a poder encontrar
algo. La senda está algo empinada. Entonces escucha el ruido del agua, como un
torrente, y tras un repecho se da de bruces con la pequeña cabaña de pescadores.
Cuando llega a su altura se queda parada. Sus ojos no pueden creer lo que está
viendo. Está a punto de desmayarse.



Enlaces Para Descargar: Nunca es tarde – Jeronimo Tristante

Puedes descargar el Libro Nunca es tarde – Jeronimo Tristante en formato pdf y Epub totalmente gratis, solo usa los botones del area de abajo para descargar.

Click abajo para descargar


Otras Opciones Para Descargar: Nunca es tarde – Jeronimo Tristante

En caso de que los enlaces de descargas de la caja superior no funcionen, usted puede usar estos como segunda opción para descargar gratis el libro Nunca es tarde – Jeronimo Tristante, si los enlaces están caídos o no funcionan puedes reportarlo a través del área de contacto para volverlos a subir


Enlaces en PDF

Enlaces en Epub

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *