Saltar al contenido

Livia Lone – Barry Eisler

Descargar Livia Lone – Barry Eisler

Información:


Resumen del libro Livia Lone – Barry Eisler

Ray cerraba a las dos y ya había pasado la una. Billy sabía que no debía
ni pensar en eso. Visitaba aquel lugar cuatro o cinco noches a la semana. Se
había convertido en su local de referencia desde su liberación de la
penitenciaría de Twin Rivers de Monroe, de aquello ya hacía un mes. ¡Por
Dios bendito! Si Ray, que atendía la barra en persona aquella noche y
también había estado entre rejas, lo conocía y hasta lo llamaba por su apodo:
Barn. En caso de que pasara algo y aquella monada asiática fuese con el
cuento a la poli, el bar sería el primer lugar al que irían a mirar. Su
descripción bastaría para delatarlo. ¿Un fulano grande y fornido con el pelo
largo y oscuro y acento de Beaumont que frecuenta el bar de Ray? Tiene que
ser Barn. Vamos por él y lo llevamos a comisaría para interrogarlo. Vamos a
devolverlo de una patada a Monroe, de donde nunca debimos dejarlo salir.
Sin embargo, ¡qué diablos!, el bourbon lo estaba envolviendo todo en
una atmósfera…, en aquella sensación grandiosa e invulnerable de euforia
que lo llevaba a creerse capaz de hacer cuanto gustase, tomar lo que le viniera
en gana y escapar con cuanto deseara con solo proponérselo. Se llevó el vaso
a los labios y lo apuró, cerrando los ojos por un instante para saborear mejor
el olor dulce que invadía su nariz, su ardor en la garganta y el impacto
desatado que provocaba en su cabeza, y oyó el chocar de las bolas de la mesa
de billar y el ritmo firme y contundente de Bruce Springsteen y su Spirit in
the Night. Acto seguido, abrió los ojos y miró a la muchacha asiática, que le
estaba sonriendo. Claro que quería. ¡Por supuesto que quería!
Además, ¿no era verdad que las asiáticas aguantaban toda la mierda que
uno quisiera echarles con tal de no tener que soportar la humillación pública?
Por eso había tantos acosadores en los trenes japoneses: los vagones iban
demasiado llenos para poder apartarse y ellas preferían soportar en silencio
casi de todo antes que llamar la atención. Por lo menos, eso era lo que tenía
entendido, porque él nunca había estado en Asia. Eso sí: siempre había
querido ir. «¿Quién sabe si esta noche no acabas dándote una vueltecita por
allí?»

Lo esposó a la cama tal como él había esposado a la niña, asegurándose
de que veía desde allí cuanto ocurría en la sala de estar, y volvió al lado de
Calavera.
Este no había dejado de chillar. Livia dejó la pistola sobre la moqueta y
recogió los restos ensangrentados de su miembro. Tenía en la boca el sabor
de su sangre y su olor lo impregnaba todo. Agachó la cabeza y lo contempló
por un instante para dejar que la viese bien, que supiera lo que venía a
continuación.
Él lanzó un grito, se volvió hasta quedar boca abajo sin apartar las
manos del vacío de su entrepierna y comenzó a alejarse de ella con
movimientos espasmódicos que lo hacían más semejante a un gusano. Ella se
acercó, lo agarró de una oreja con la mano que le quedaba libre y lo obligó a
colocarse de nuevo con la espalda en el suelo.
–Mai! Mai! –exclamó.



Enlaces Para Descargar: Livia Lone – Barry Eisler

Puedes descargar el Libro Livia Lone – Barry Eisler en formato pdf y Epub totalmente gratis, solo usa los botones del area de abajo para descargar.

Click abajo para descargar


Otras Opciones Para Descargar: Livia Lone – Barry Eisler

En caso de que los enlaces de descargas de la caja superior no funcionen, usted puede usar estos como segunda opción para descargar gratis el libro Livia Lone – Barry Eisler, si los enlaces están caídos o no funcionan puedes reportarlo a través del área de contacto para volverlos a subir


Enlaces en PDF

Enlaces en Epub

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *