Saltar al contenido

La Mala Hierba – Agustín Martínez

Descargar La Mala Hierba – Agustín Martínez

Información:


Resumen del libro La Mala Hierba – Agustín Martínez

 

Quiero recordarte descansando sobre mi pecho, exhausta después de hacer el
amor, y no como el barco que se hunde en un charco de sangre a mis pies.
Lo intento con todas mis fuerzas; juro que lo intento.
Quiero volver a aquella playa. A tu espalda desnuda; a los reflejos de un mar
bravo que te dibujaba olas en la piel, una caricia. Y después, cuando me
perseguiste hasta el piso de estudiantes en el extrarradio de la ciudad, rodeados
por la estridencia de los coches que atravesaban la autovía.

El anciano sentado junto al surtidor, cuando paramos en la gasolinera con el
coche lleno de maletas y de todo aquello que no habíamos conseguido vender, no
nos advirtió de nada. Sólo hizo un leve gesto con la cabeza y permaneció en
silencio, con la sonrisa congelada y una dentadura a la que le faltaban varias
piezas. Al ver su piel entendí adónde habíamos llegado. No a un desierto de dunas
suaves, horizontes dorados e infinitos, sino de barrancos, piedras y tierra
cuarteada. Matorrales de cobre como alambradas.

La puerta de la cocina no cerraba. El peso del hierro la había descolgado, las
viejas bisagras apenas si podían sostenerla. En el suelo, el dibujo del arco de la
puerta, un arañazo blanco en las baldosas. No supe arreglarla y tampoco pudimos
pagar a nadie para que lo hiciera. ¿Qué te voy a contar del dinero, Irene?
Por esa puerta entraron.

El hombre que le sonreía bajo el voladizo de la gasolinera exhibía una dentadura a la
que le faltaban piezas con la impudicia de la anciana que se levanta la falda. No hacía
nada más que sonreír y acompañar esa mueca con un repetitivo cabeceo afirmativo. A
la sombra de un sol que hacía hervir la tierra alrededor de la gasolinera, el asfalto y
el techo de su coche, aparcado junto al surtidor. Jacobo le respondió con un gesto
idéntico, sonrisa y cabeceo, y pensó que, vistos desde fuera, debían de parecer un par
de idiotas, sonriendo y cabeceando, sonriendo y cabeceando.
Irene vino exhalando una nube de humo. Había ido a la parte trasera a fumarse un
cigarro.



Enlaces Para Descargar: La Mala Hierba – Agustín Martínez

Puedes descargar el Libro La Mala Hierba – Agustín Martínez en formato pdf y Epub totalmente gratis, solo usa los botones del area de abajo para descargar.

Click abajo para descargar


Otras Opciones Para Descargar: La Mala Hierba – Agustín Martínez

En caso de que los enlaces de descargas de la caja superior no funcionen, usted puede usar estos como segunda opción para descargar gratis el libro La Mala Hierba – Agustín Martínez, si los enlaces están caídos o no funcionan puedes reportarlo a través del área de contacto para volverlos a subir


Enlaces en PDF

Enlaces en Epub

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *