Saltar al contenido

Estocolmo de noche – Caridad Bernal Perez

Descargar Estocolmo de noche – Caridad Bernal Perez

Información:


Resumen del libro Estocolmo de noche – Caridad Bernal Perez

–Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de… –En seguida
interrumpió su monólogo aprendido el chasquido de un bolígrafo golpeando
con rabia contra la mesa de metacrilato.
–Blanca, ¡por favor! –Esa era la típica respuesta de su hermana. Quizás
llegaba un poco pronto, pero hoy estaba bastante cansada y no aguantaba otra
chanza descarada–. Te pido respeto una vez más hacia mi trabajo. ¡Son
personas que sienten y padecen, como tú y como yo! Y me parece mentira
que te lo tenga que repetir, cuando lo deberías de saber más que de sobra.
¡Sobre todo tú! –Violeta evitaba en lo posible hacer referencia a su pasado, y
tampoco le gustaba demasiado alzar la voz en aquella habitación, pero con
Blanca era imposible controlarse. Era como si le gustase provocarla, con esas
estúpidas gracias de niña mimada que no hacían reír a nadie. Carraspeó
incómoda. Para la doctora no era nada agradable tener a su “hermanita” en su
lugar de trabajo, por el mero hecho de que se aburriera en casa sola sin hacer
nada. La conocía de sobra, no disfrutaba de su propia compañía. Hasta
evitaba verse en los espejos. Pero ella no era la solución a todos sus
problemas, de eso ya habían hablado muchas veces…
A Violeta se le hizo un nudo en la garganta al recordar ciertas
conversaciones. Debía hacer lo posible para que no regresara todo aquello. Se
daba cuenta de que esta situación se estaba dilatando demasiado en el tiempo,
y comenzaba a sentir cómo se le iba de las manos. Había que hacer algo, y
rápido. Quizás ahora fuese el momento adecuado para encarar el asunto: el
toparse de frente con su propio reflejo. Blanca debía madurar de una vez por
todas y tomar las riendas de su vida.

Y lo sería. Einar estaba muy seguro de ello. Pero para conseguirlo
necesitaba una vez más la ayuda de la pequeña Blanca. Ella iba a ser ese
reclamo, iba a convertirla en algo tan deseable como un plato de jamón con
un buen vino.
La idea era caricaturizar a una bailarina española con su cara, tratando
siempre de ser muy fiel a sus rasgos, potenciándolos y dándoles tanta
personalidad que a cualquiera que viese aquel dibujo le hiciese gracia y le
llamase la curiosidad.
–¡Ni hablar! Me niego a ser la imagen del Spanish Cooking –respondió al
conocer los planes de Einar–. No soy una mascota, ni tengo cara de chiste.
¿Por qué tienes que utilizar mi cara para hacer ese dibujo?
–Piénsalo bien, ¿quién mejor que tú para ayudarnos a encontrar un
emblema para el restaurante? No quiero un dibujo realista, solo serán cuatro
trazos, ¡ya lo verás, será divertido! –Y Einar hizo una señal a su hermana con
la mano para que empezase a dibujar, mientras él seguía hablando con Blanca
para tratar de convencerla. Como siempre, estaba tan seguro de su poder de
convicción, que podía adelantarse a los acontecimientos. Annika, no
queriendo ser más testigo de aquella escena, se puso en acción. Con un
pequeño carboncillo empezó a dar vida, sobre aquel cuaderno de dibujo, a
una adorable muñequita española. A primera vista resaltaban, sobre todo,
esos grandes ojos bondadosos que miraban hacia arriba y a la derecha, en
actitud soñadora. Tenía unas larguísimas pestañas y labios gruesos que
terminaban en una enorme sonrisa. La sonrisa de Blanca, sin duda. Era una
esencia de lo más característico en su rostro y personalidad, nadie podría
negar que ella había sido la modelo y protagonista de aquella caricatura.
Annika alzó la vista y, después de observar el gesto a disgusto de Blanca
frente al de Einar, continuó pintando. Ahora le tocaba el turno al pelo que,
siguiendo las directrices de su hermano, estaría recogido en una peineta que
más tarde colorearía en rojo. Pero lo mejor de todo el dibujo era aquel
minúsculo detalle a un lado de la frente, donde se le veía un pequeño mechón
de pelo rizado en forma de caracol. Era algo que se le había ocurrido de
repente, y que quedaba de maravilla en aquella carita infantil. Sonrió al ver
de lejos cómo quedaba el primer boceto de Blanca, ¡era una verdadera
monada!



Enlaces Para Descargar: Estocolmo de noche – Caridad Bernal Perez

Puedes descargar el Libro Estocolmo de noche – Caridad Bernal Perez en formato pdf y Epub totalmente gratis, solo usa los botones del area de abajo para descargar.

Click abajo para descargar


Otras Opciones Para Descargar: Estocolmo de noche – Caridad Bernal Perez

En caso de que los enlaces de descargas de la caja superior no funcionen, usted puede usar estos como segunda opción para descargar gratis el libro Estocolmo de noche – Caridad Bernal Perez, si los enlaces están caídos o no funcionan puedes reportarlo a través del área de contacto para volverlos a subir


Enlaces en PDF

Enlaces en Epub

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *