Saltar al contenido

El inmigrante y la moneda dorada – Dorothy May Mercer

Descargar El inmigrante y la moneda dorada – Dorothy May Mercer

Información:

  • Titulo: El inmigrante y la moneda dorada – Dorothy May Mercer
  • Genero: ,
  • Formato: PDF , Epub
  • Idioma: Español
  • Páginas: 269
  • Publicado: 2017
  • Autor:
  • Visitas: 901
  • Descargas Gratis: 139

Resumen del libro El inmigrante y la moneda dorada – Dorothy May Mercer

Francisco Pisarro alcanzó la mano de Consita bajo la mesa. Ella bajó la mirada
mientras un rubor de doncella le subía por las mejillas. Con la otra mano tocó el anillo de
amistad que colgaba de una cadena, acurrucado entre sus pechos. Miró a Francisco bajo
sus gruesas pestañas. Oh, Francisco, ¿cómo podré soportar que nos separemos? Su
amado le dio un apretón en la mano como si pudiese leer sus pensamientos. “Sé valiente,”
parecía decir.
Una fresca brisa de montaña llevaba las canciones de la noche y olores del bosque. Una
fogata ardiente se defendía de las profundas sombras y de los reflejos de la docena de
pares de ojos marrones oscuros reunidos alrededor de la mesa tallada a mano. Desde el
otro extremo, Consita oyó la voz profunda de su tío mientras se levantaba para comenzar
con el primero de muchos brindis. Consita sabía que la alegría continuaría hasta bien
entrada la noche, ya que cada uno de los bienaventurados recibía alegrías, palmadas en la
espalda y grandes tragos en las copas de vino casero cuidadosamente cultivado y guardado
solo para las ocasiones más especiales, como bodas, funerales y despedidas como esta.
Los habitantes de la pequeña aldea de montaña, aislada en lo alto de las Serranías
Azules, en las montañas de América del Sur, se habían reunido para desearle un paso
seguro a uno de sus pocos jóvenes. Todas sus esperanzas y sus sueños estaban fijados en el
éxito de su peligroso viaje hacia el norte, a la tierra prometida de la oportunidad. Desde su
nacimiento, toda su familia había ahorrado, una moneda pequeña a la vez, hasta reunir lo
suficiente para enviar uno de los suyos.
Al principio, se entendía que el padre sería el que haría el sacrificio que proporcionaría
el camino para salir de generaciones de pobreza demoledora; pero a medida que pasaban
los años, el cuerpo del padre sucumbió a los estragos del tiempo y se hizo evidente que ya
no podía hacer el viaje. Como su hijo mayor, Francisco, creció hasta hacerse hombre, el
manto cayó sobre él.
Una vez al año, cuando el agente se acercaba, los aldeanos escuchaban con asombro
mientras él describía las maravillas de la tierra mágica que estaba en el norte. Los jóvenes
pedían que se los llevara en el próximo viaje, mientras los ancianos de la aldea se burlaban
y cuestionaban la veracidad de sus historias. “¿Cómo podría un tren atravesar las
montañas más accidentadas del hemisferio occidental?” “¿Qué es este trabajo que lo
espera?” “¿Tendrá un permiso de trabajo?” “¿Cómo podemos saber dónde estará?”
“¿Dónde se quedará?” “¿Por qué el viaje cuesta tanto?” “¿Estará a salvo?”
El agente respondía a cada consulta con paciencia. “El tren es cómodo y tiene aire
acondicionado. Cada cliente tiene su propio asiento acolchado durante el día día y una
litera espaciosa por la noche. Una selección de varios trabajos bien pagados está
disponible. Nuestra empresa tramitará sus permisos de trabajo. Los empleadores hacen
filas para competir por los trabajadores fuertes y saludables del sur. Los trabajadores del

Norte son suaves, enfermizos y mimados. Ellos no saben cómo trabajar en la forma que lo
hacen sus fuertes chicos de la montaña. Los empleadores proporcionan viviendas para sus
trabajadores, con cocinas grandes con refrigeradores bien surtidos con cubitos de hielo
ilimitados y lavavajillas automáticos que lavan todo por ustedes. Baños blancos
relucientes con agua caliente y fría, duchas, inodoros que funcionan, habitaciones con
colchones muy gruesos,” entonaba el agente haciendo gestos con las manos ante los oohs
y ahs de las mujeres jóvenes y las sonrisas de los chicos.
Cada año hablaba en términos más llamativos sobre las escuelas y hospitales gratuitos,
de los millones de automóviles, de las calles más anchas que una docena de chozas, de
edificios tan altos como montañas, de enormes supermercados con miles de bienes y de
vastas exhibiciones de cientos de frutas y verduras de todo el mundo.



Enlaces Para Descargar: El inmigrante y la moneda dorada – Dorothy May Mercer

Puedes descargar el Libro El inmigrante y la moneda dorada – Dorothy May Mercer en formato pdf y Epub totalmente gratis, solo usa los botones del area de abajo para descargar.

Click abajo para descargar


Otras Opciones Para Descargar: El inmigrante y la moneda dorada – Dorothy May Mercer

En caso de que los enlaces de descargas de la caja superior no funcionen, usted puede usar estos como segunda opción para descargar gratis el libro El inmigrante y la moneda dorada – Dorothy May Mercer, si los enlaces están caídos o no funcionan puedes reportarlo a través del área de contacto para volverlos a subir


Enlaces en PDF

Enlaces en Epub

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *