Saltar al contenido

El despertar del valiente – Morgan Rice

Descargar El despertar del valiente – Morgan Rice

Información:

  • Titulo: El despertar del valiente – Morgan Rice
  • Genero: ,
  • Formato: PDF
  • Idioma: Español
  • Páginas: 253
  • Publicado: 2015
  • Autor:
  • Visitas: 6282
  • Descargas Gratis: 2779

Resumen del libro El despertar del valiente – Morgan Rice

El sonido de las botas sobre la nieve llamó su atención y Kyra volteó
para ver a los hombres de su padre, una docena de ellos, caminando y
observando la destrucción con sus ojos mostrando asombro. Estos
experimentados hombres en batalla claramente nunca habían visto algo
como esto; incluso su padre que estaba junto a Anvin, Arthfael y Vidar,
parecía pasmado. Era como caminar por un sueño.
Kyra notó como estos valientes guerreros pasaban su mirada del cielo
hacia ella con asombro en sus ojos. Era como si ella hubiera hecho todo
esto, como si ella misma fuera el dragón. Después de todo, sólo ella había
sido capaz de invocarlo. Volteó la mirada sintiéndose incómoda; no podía

distinguir si la miraban como a un guerrero o como a un fenómeno.
Quizá ellos mismos no lo sabían.
Kyra recordó su oración en la Luna de Invierno, su deseo de saber si
era especial y si sus poderes eran reales. Después de hoy, después de esta
pelea, no le quedarían dudas. Había sido su voluntad que el dragón
viniera. Ella lo había sentido; aunque no sabía el cómo. Pero ahora
definitivamente sabía que era diferente. Y no podía dejar de preguntarse
si esto significaba que las otras profecías también serían verdad. ¿Estaba
entonces destinada a ser una gran guerrera? ¿Una gran comandante?
¿Más grande incluso que su padre? ¿Realmente guiaría a las naciones en
batalla? ¿Realmente estaba el destino de Escalon en sus hombros?
Kyra no podía ver como esto sería posible. Tal vez Theos había venido
por sus propias razones; tal vez el daño que había hecho no tenía nada
que ver con ella. Después de todo, los Pandesianos lo habían herido,
¿cierto?
Kyra ya no se sentía segura de nada. Todo lo que sabía era que, en este
momento, con la fuerza del dragón corriendo por sus venas, caminando
por el campo de batalla, viendo a sus enemigos muertos, todas las cosas
eran posibles. Sabía que ya no era una chica de quince años deseando ver
aprobación en los ojos de los hombres; ya no era más un juguete del Señor
Gobernador—o de cualquier otro hombre—que debería cumplir deseos;
ya no era más propiedad de otro hombre para ser dada en matrimonio,
maltratada y torturada. Ahora era su propia persona. Una guerrera entre
los hombres; alguien a quien temer.

El pedazo de hielo entonces empezó a caer por el acantilado hacia sus
hombres y Duncan miró sobre su hombro observando con horror cómo
sus hombres saltaban a izquierda y derecha saliéndose del camino. Más
de uno resbaló hacia su muerte y vio cómo uno de los hombres era
atravesado por este mientras su grito llenaba el aire al ser aplastado.
Duncan se quedó en el suelo, temblando y mirando a Seavig quien le
regresaba la mirada. Era una mirada de pavor.
Duncan miró hacia arriba hacia el acantilado y observó cientos más de
estacas de hielo, todas unidas levemente por el borde y con sus puntas
apuntando directamente hacia ellos. Finalmente empezaba a entender lo
peligroso que iba ser este ascenso.
“No tiene sentido el esperar aquí,” dijo Seavig. “O subimos ahora o
esperamos a que más de esas cosas vengan a buscarnos.”
Duncan supo que tenía razón y se puso de pie. Se volteó y caminó un
poco montaña abajo revisando a los heridos y a los muertos. Se arrodilló
junto a un soldado, un chico apenas más grande que su hijo, y le cerró los
párpados con dolor en su corazón.
“Cúbranlo,” ordenó Duncan a sus hombres.
Se acercaron siguiendo su orden y Duncan continuó revisando a los
heridos, arrodillándose junto a un soldado joven cuyas costillas habían
sido atravesadas por la estaca. Lo tomó del hombro.
“Lo siento, señor,” dijo el muchacho. “No podré subir la montaña; no
así.” Jadeó. “Déjenme aquí. Continúen sin mí.”
Duncan negó con la cabeza.
“Yo no actúo así,” respondió sabiendo que, si lo dejaba, el chico
moriría aquí. Tomó una decisión rápida. “Te cargaré yo mismo.”
Los ojos del chico se abrieron en sorpresa.

“No podrás avanzar.”
“Pues ya lo veremos,” respondió Duncan.
Duncan se agachó y se acomodó al soldado sobre su hombro y caminó
atravesando la fila de soldados mientras todos lo miraban con admiración
y respeto.
Seavig lo miró mientras llegaba al frente como preguntándose qué
intentaba hacer.
“Como dijiste,” le dijo Duncan, “no tenemos tiempo que perder.”
Duncan continuó avanzando directo a la capa de roca mientras el
soldado gemía en sus hombros. Al llegar al hielo, les hizo una señal a sus
hombres para que se acercaran.
“Átalo a mi espalda,” dijo Duncan. “Aprieta bien las cuerdas. Es una
larga subida y no planeo que ninguno de nosotros muera.”
Duncan sabía que esto haría de la difícil subida una aún más difícil,
pero sabía que encontraría la manera. Había pasado por cosas peores en
su vida, y preferiría morir él mismo que dejar a uno de sus hombres atrás.
Duncan se puso los zapatos para la nieve sintiendo los picos bajo sus
pies, tomó los picahielos, tomó fuerza y golpeó la pared de hielo. El pico
entró suavemente y logró empujarse hasta que pateó con los picos en sus
pies que también se introdujeron con facilidad. Dio un paso más y volvió
a introducir el picahielos, subiendo un paso a la vez, sorprendiéndose del
esfuerzo que le tomaba el subir y rogando que sus herramientas
resistieran. Se dio cuenta que estaba poniendo su vida en manos de la
persona que las fabricó.



Enlaces Para Descargar: El despertar del valiente – Morgan Rice

Puedes descargar el Libro El despertar del valiente – Morgan Rice en formato pdf y Epub totalmente gratis, solo usa los botones del area de abajo para descargar.

Click abajo para descargar


Otras Opciones Para Descargar: El despertar del valiente – Morgan Rice

En caso de que los enlaces de descargas de la caja superior no funcionen, usted puede usar estos como segunda opción para descargar gratis el libro El despertar del valiente – Morgan Rice, si los enlaces están caídos o no funcionan puedes reportarlo a través del área de contacto para volverlos a subir


Enlaces en PDF

Enlaces en Epub

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *