Saltar al contenido

Allegra ma non troppo – Lara Smirnov

Descargar Allegra ma non troppo – Lara Smirnov

Información:

  • Titulo: Allegra ma non troppo – Lara Smirnov
  • Genero: ,
  • Formato: PDF , Epub
  • Idioma: Español
  • Páginas: 151
  • Publicado: 2017
  • Autor:
  • Visitas: 3782
  • Descargas Gratis: 469

Resumen del libro Allegra ma non troppo – Lara Smirnov

—¡Claro, vamos!
Tras hacer cola en el bar de la cuarta planta, llegó su turno.
—¿Qué van a tomar?
—Yo, un Red Bull —pidió Allegra, que necesitaba algo que le diera alas para
soportar la segunda parte.
A Darío le dio otro ataque de tos.
—No tenemos, lo siento. Si le apetece una copa de cava…
—Sí, por favor —logró decir el tenor—, dos copas de cava.
A Allegra le encantaba ir de cañas y de copas, pero el cava no acababa de
convencerla. Sin embargo, estaba tan aburrida e incómoda que se bebió la copa de un
trago en cuanto Darío empezó a hablar de nuevo.
—El tenor no ha estado mal, pero no ha acabado de ligar las notas en la
repetición…
Ella resopló.
«Venga ya. Cómo va a ligar nadie cantando eso…»
Cuando poco después dio comienzo el segundo acto, Darío se sumergió de nuevo en
las notas y Allegra volvió a sentir que el tiempo entraba en una dimensión paralela
donde cada minuto duraba una hora.
Una eternidad más tarde, cuando estaba a punto de saltar al escenario deslizándose
a lo Misión: Imposible, quitarle la pistola al protagonista y acabar con su sufrimiento
personalmente, la representación acabó entre los cálidos aplausos de los asistentes.
Un bostezo enorme luchó por abrirse paso en la boca de Allegra. Aunque logró
controlarlo, el esfuerzo hizo que se le saltaran las lágrimas. Darío se volvió hacia ella
emocionado.
—Sí, sabía que al final te gustaría —murmuró plantándole un delicado beso en los
labios.
Allegra miró por encima del hombro a las dos cotillas de la izquierda, que no se
perdían detalle de la escena, y les hizo una mueca, como diciendo: «¡Si me da la gana,
vuelvo!».
—Estás muy verde aún, pero tienes posibilidades. El Concurso Viñas está al caer.
Vamos a tener que hacer maratones de ópera en mi casa para que te pongas al día.
«¿Maratones de ópera? Por separado, los conceptos maratón y ópera ya suenan
agotadores, pero ¿juntos? ¿Nos hemos vuelto todos locos?»
—Empezaremos por la ópera clásica. Creo que con la noche del viernes nos
llegará. El sábado podemos dedicarlo a la ópera barroca y el domingo habrá que
reservarlo para Wagner. Wagner necesita un día para él solo… Sí, creo que con
veinticuatro horas llegará… ¿Allegra? ¡Allegra, espérame! ¡No corras, Allegraaaaaaaa!

este tiempo… hablando —Legs oyó la risa del tenor de fondo— y estamos de acuerdo
en todo. Quería darte las gracias por habérmelo enviado. Sé que él y yo vamos a
hacer… grandes cosas juntos.
—Martina, te deseo suerte, pero no tengo tiempo para tus maquinaciones. Pásame a
Darío. Mi chico está enfermo, muy grave, y necesito que me ayude.
Por una vez en la vida, Martina no le puso las cosas difíciles y le pasó el teléfono a
Darío. El tenor le aseguró que contactaría con todos sus conocidos del mundo de la
ópera para extender la petición de ayuda, pero, antes de que colgara, Martina le
arrebató el móvil.
—Legs, sé que no me he portado bien contigo, pero siento lo de tu chico. Me gusta
Darío; me gusta mucho, creo que nos vamos a entender muy bien y quiero agradecértelo
de alguna manera. Llamar a tus amistades está bien, pero creo que deberías usar el
poder de las redes sociales. Entiendo que no tengas la cabeza para esas cosas: deja que
me ocupe yo. Voy a abrir páginas en todas las redes pidiendo ayuda para Koldo. Lo
conozco, es el número uno en lo suyo; ese chico tiene millones de seguidores en todo el
mundo. Si se enteraran de lo que le pasa, estoy segura de que se volcarían a donar
médula para ayudarlo.
—No sé, Martina. Koldo me contó que habían tratado de mantenerlo en secreto para
no perder a los patrocinadores.
—Ya, pero si no encuentra un donante, ¿de qué le van a servir los patrocinadores?
A Allegra se le hizo un nudo en el corazón. No sabía si el talento del virtuoso en la
cama había transformado a Martina o si se trataba de la última zancadilla de su rival,
pero no era momento para dudas; era momento de actuar.
—Tienes razón, Martina. Te paso el teléfono de Gale, la hermana de Koldo. Ella te
dará toda la información que necesites sobre las actividades benéficas que lleva años
realizando en secreto. Ya es hora de que se sepa todo lo que ha hecho por los demás. Ya
es hora de que la vida le devuelva un poco de su generosidad. Gracias, muchas gracias,
Martina, no lo olvidaré.
Allegra pasó el resto del día en la sala de espera o, como ella la había bautizado,
«la sala de desespera». La crisis de Koldo había sido muy fuerte. La falta de
tratamiento, unida al cansancio, había estado a punto de acabar con su vida. Legs no
hacía más que torturarse mentalmente. ¿Cómo había podido estar tan ciega? ¿Cómo no
se había dado cuenta de lo pálido que estaba, de su falta de apetito, de la pérdida de
peso…?



Enlaces Para Descargar: Allegra ma non troppo – Lara Smirnov

Puedes descargar el Libro Allegra ma non troppo – Lara Smirnov en formato pdf y Epub totalmente gratis, solo usa los botones del area de abajo para descargar.

Click abajo para descargar


Otras Opciones Para Descargar: Allegra ma non troppo – Lara Smirnov

En caso de que los enlaces de descargas de la caja superior no funcionen, usted puede usar estos como segunda opción para descargar gratis el libro Allegra ma non troppo – Lara Smirnov, si los enlaces están caídos o no funcionan puedes reportarlo a través del área de contacto para volverlos a subir


Enlaces en PDF

Enlaces en Epub

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *